sábado, 31 de diciembre de 2011

Suspiro

Suspiro, solo a eso me limito
un breve momento
porque pensativo me encuentro,
vuelvo del sueño
del verde bosque
al gris cemento.

Suspiro, solo eso hago
entre pensamientos vagos
en los vados
buscando lo que no busco
escuchando al rio pasar…

Recuerdo,
la nostalgia del tiempo
pasados momentos
aligerando el viento
y, heme aquí, cantándoles
este triste poesía me encuentro.
Eric N. Palmieri (Espíritu-del-Viento)

sábado, 24 de diciembre de 2011

Feliz Navidad y un Gran Año Nuevo a todos mis lectores

Muchas gracias por leerme y les deseo a todos una tranquila y feliz navidad y un prospero año nuevo. Fue un placer que ustedes me leyeran y fue un placer escribir para ustedes. Un saludo entre letras. Deseo mucho verlos mas adelante con mas de mis escritos...
Eric N. Palmieri (Espíritu-del-Viento)

martes, 20 de diciembre de 2011

Mi sueño

Me deshago en vida
para volver a soñar
para volver a mi bosque
y con los míos aullar
a quien me embriaga
con solo en ella pensar.

Venga, soñemos juntos
abandonemos el mundo
seamos dos y uno
y entre hojas de sauce
volvámonos a encontrar.

Pintemos al cielo
de un color azul oscuro
con una figura plateada
rozando el cielo puro.

Increpante melancolía
del rozar del viento
contra el verde pasto,
en esta oscura noche
donde aúllo a mi amada Luna
pidiéndole que baje
solo por mí, por nadie más.

Escucho su respuesta
resonar su eco entre los árboles
escucho su poesía
absorto de tal perfección
sordo a todo lo demás.

Quizá escribo esta poesía
mientras la espero
mientras veo su figura bajar
y en ella pongo mi esmero
espero, nunca despertar…
Eric N. Palmieri (Espíritu-del-Viento)

domingo, 18 de diciembre de 2011

Canto a la Vida

La realidad
esta a lo ancho y a lo lejos
siendo la verdad
uno de sus reflejos.

Escucha mis palabras, hombre
y nunca has de olvidar
que polvo eres
y polvo serás.

A lo lejos del prado
se escucha el silencio
más que silencio
quizá sea el pasar del tiempo.

La vida es ínfima
muévete, viaja, aprende
rompe contigo mismo
ve de esta realidad.
antes del ocaso
antes de ser parte del viento, del mar.

Veneno en mis manos
en el que me convierto
en un sueño lejano
abandonando el mundo
en el que donde empiezo, acabo.
Eric N. Palmieri  (Espíritu-del-Viento)

domingo, 11 de diciembre de 2011

Danza Poetica


Se escucha una suave melodía
Una bailarina gira en una esquina
Es hermosa y delicada
Su frágil cuerpo danza con mucha energía
Cada vuelta es como un nuevo día que nace.

Gira incesante
delicados pasos deja
una estela de estrellas
brilla bajo sus pies.

Cada movimiento
Es delicado como una pluma
Elegante como una rosa
Y alegre cual mariposa.

La suavidad de sus movimientos
simulan una suave nube
flotando entre sueños
se encuentra esta melodía.

En la cara de aquella criatura
se refleja la nostalgia
que acompaña esa melodía
la realidad de una vida.
Valeria Avellaneda (Diane) y Eric N. Palmieri (Espíritu-del-Viento)

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Moneda de Oro

Tan extraña madrugada
bella figura frente a mis ojos
la veo pasar, su color ha cambiado
áureo ahora, antes plateado.

Figura celestial
tú, que pintas
el cielo nocturno
de un color extraño.

Déjame admirarte
sagrada  joya
te veo pasar, tu color ha cambiado
áureo ahora, antes plateado
que me amparas, todos estos años.
oh, te vas                         
escondiéndote tras las casas de mi vecindario.
Eric N. Palmieri (Espíritu-del-Viento)

lunes, 5 de diciembre de 2011

Amarillo (Poesía Automática)

Pena de Elena
cuya sangre corre
sobre la justicia
de una casa amarilla.

Sucede que la vista
fluye por largavistas
madre de la flor
increíble amarillo color.

Rara espuma caída
del bramar del mar
caída en un sueño
sumida en un quizá.

Zurda guitarra maraña
botella de la alquimia
suave cuchilla cocida
carne hendida
de la vida.
Eric N. Palmieri (Espíritu-del-Viento)

jueves, 1 de diciembre de 2011

Oda al Vagabundo

Errante de la vida
persona cuya riqueza ha dejado
hoy te encuentro en Lavalle
mañana te encuentro en Calle Corrientes
pasado te encuentro en otra calle
y a la semana te encuentro tirando dientes.

Tú, siempre tirado
mientras las monedas
caen a tu lado
queda decir de uno
cuya vida haya sido en vano.

Errante sin casa
vuestro hogar es la calle
despojo de la sociedad
muerto es tu paisaje.

Callejero hombre desvivido
cuya casa es una vereda
que estás en el olvido
te regalo esta moneda.
Eric N. Palmieri (Espíritu-del-Viento)

domingo, 20 de noviembre de 2011

Solo, cual estrella lejana

Vengo caminando, en este camino,
sólo cual estrella lejana
¡venga!, ¡vamos!
dice mi exhausta ánima.

No deseo descansar, no puedo parar
¡No ahora!, ¡No nunca!
no parare, no me traicionare
en esta vida, no seré yo el que falle.

La inercia me tira a un costado
más que mis quince horas
jure no fallar, jure no parar
ya os he dicho, no seré yo el que falle.

La vida en si es incognoscible
solo, cual estrella lejana
camino sólo, cual luna plateada
sobre el oscuro cielo.

Vean la hipocresía de la vida
nacer, ¿para qué sino para morir?
¿Qué hay en medio sino el olvido?
¿Por qué hay que desvalorar lo vivido?

Me tiro a un costado de la ruta
a empezar a soñar
a dejar este mundo
donde empiezo a demacrar.

Soñar con lo imposible-se me dice
que algún día será viable-lo que se hace
lo que no existe-no se vive
lo que oigo-no más que lo que aquí se escribe.

Es extraño
el pasar de los años.
Los momentos
solo dejan recuerdos.
Esto es imponente
el filo de la mente.
Y es filosofía
lo que aquí se rima.

¡Me pongo de pie!
no resisto más
esto es doloroso
mas es forzoso
es difícil, pero solo, cual estrella lejana
marco mi camino por los cielos,
nocturnos e iluminado por nosotros:
las extrañas gemas nocturnas.
Eric N. Palmieri (Espíritu-del-Viento)

martes, 15 de noviembre de 2011

Quizá sea un poema

Sin ligarme a mis cadenas
sin matarme a palos
de ligar lo bueno
tanto como lo malo.

Recitando poemas
al viento y sus gemas
aligerando mis cargas
tanto como mis problemas.

Cuatro silabas
 pocas rimas
solo unos versos
e infinitos sentimientos.

Ahora entiendo
que el verdadero poeta
es el que
habla a la vida
y usa sus sentimientos
a su favor o en su contra
nunca dejándolos neutros.


Sin ligarme a mi vida
sin matar a mis sentimientos
de ligar lo que en mí está vivo
tanto como lo que yace muerto.

Mis sentimientos solo viven
en estos breves escritos
quizá lo vivan, quizá no
pero cuando se apaguen
yo os diré adiós.
Eric N. Palmieri (Espíritu-del-Viento)

sábado, 12 de noviembre de 2011

Teseo y el Minotauro

Alrededor del siglo XIII a.C, el hijo de Minos fue asesinado en Atenas, al llegarle la noticia a Minos, el rey de Creta este decidió atacar Atenas como venganza por lo sucedido a su hijo.
Cuando su ejército háyase preparado para la guerra marcharon contra Atenas, en ese entonces el rey ateniense era Egeo. Atenas era una ciudad en desarrollo, por ende no estaban preparados para montar guerra contra Creta.
Al llegar Minos a Atenas el rey Egeo, el rey de Atenas, parlamentó con él para evitar un ataque a su ciudad. Minos accedió a no atacar Atenas con el precio de que cada mes se enviaran a 7 varones y 7 mujeres a Creta para alimentar al Minotauro.

El Minotauro era una bestia con cuerpo de hombre y cabeza de toro, producto de una maldición impuesta por Poseidón a Pasifae en la cual Pasifae siente deseos sexuales por un toro blanco. Pasifae pidió ayuda al gran Arquitecto Dédalos. Este le construyó una vaca de madera en la cual Pasifae entró para que el toro tuviera relaciones con ella. Al cometer el acto de la zoofilia Pasifae quedo encinta y tiempo después dio a luz al Minotauro. Minos no soporto a la bestia, su furia y su inhumanidad y pidió al arquitecto Dédalos que creara un laberinto tan inextricable que nada ni nadie pudiera salir de él. En ese laberinto fue encerrada la bestia y cada mes Minos le llevaba como ofrenda de comida a 14 jóvenes.

Egeo tenía una gran aflicción debido a la perdida al mes de las 14 personas, eso le molestaba y dolía mucho y su hijo, Teseo, tomo por decisión propia ofrecerse a sí mismo como parte de la ofrenda al Minotauro con la intención de asesinarle. Egeo no se lo permitió a la ligera hasta que Teseo logro convencerlo. Teseo partió en el barco a Creta para ir a su destino. Al llegar lo dirigieron a una casa, con los otros 6 varones y las 7 mujeres para que los cuidasen antes de encerrarlos con el Minotauro. Mientras lo cuidaban Teseo conoció a Ariadna, de quien se enamoro, con la cual los días de su cuidado le contó de su misión y Ariadna se ofreció a ayudarle con la condición de que él la llevara a Atenas para estar con él. A la madrugada seguida Ariadna condujo en secreto a Teseo con Dédalos para idear un plan, el Arquitecto le dio un ovillo de hilo a Teseo para que atara un extremo en la entrada del laberinto y el resto del ovillo lo utilizara dentro del laberinto para poder salir de el. Tanto como le dio una afilada daga larga para que, junto con el ovillo, escondiera en sus ropas al entrar en el laberinto. Antes de que el alba se viera consagrada Ariadna volvió con Teseo a la casa.
Pasadas unas horas desde el amanecer, uno a uno de los 14 jóvenes se les condujo al interior del laberinto. Teseo fue el último en entrar, antes de entrar, disimulando saludar por última vez a Ariadna le paso a esta un extremo del ovillo el cual ella ató a una roca cercana. Al entrar, el miedo fue lo primero que le ataco pero siguió caminando. Cada encrucijada, cada cruce, cada camino falso estaba más cubierto de sangre que el anterior, tardo horas caminando dentro del laberinto y el suspenso más que el miedo le atormentaba.
Pasó que en un salón del laberinto, Teseo llego a donde se encontraba el Minotauro, este fijo sus ojos rojos como la sangre y el odio sobre él y Teseo se dio cuenta que tenía a su muerte frente a el, la bestia lo embistió y lo derribo, Teseo se levanto muy pesadamente y desenvaino la daga que tenía guardada. Cuando el Minotauro le quiso propinar una segunda embestida Teseo lo esquivo y lo tajeo en la espalda, el mugido de la bestia se escucho en toda Creta. Ariadna tuvo miedo y Teseo solo tuvo valor. La bestia estaba cada vez más furiosa, y fue cuando se tiro arriba de Teseo e intento morderlo con toda la furia, entonces, Teseo haciendo su mayor esfuerzo cortó el cuello del Minotauro y lo empujo hacia un costado, se quedo inmóvil en el piso hasta ver que el Minotauro no se movía.
Con la energía que le sobraba salió del laberinto utilizando el hilo hasta donde se encontraba Ariadna. Y ella feliz de verlo con vida y de haber librado a Atenas de tener que perder a su gente.
Al entrar al barco, Teseo llevo consigo a escondidas a Ariadna para cumplir con su promesa, junto con Ariadna entro Fedra, quien se rehusaba a abandonar a su hermana. Se fueron los tres, pero en el viaje desde Creta hasta Atenas una gran tormenta azotó al barco y encallaron en una isla de la zona, al encallar, el golpe derribo a Ariadna y la tiró del barco. Ella yacía inconsciente aunque al desencallar el barco volvieron a zarpar a pesar de que nadie se había percatado de que Ariadna ya no estaba con ellos, ella seguía en la isla, al despertar vio que el barco ya había partido e intento gritar con todas sus fuerzas aunque fue inútil, Ariadna yació y murió en esa isla. Teseo al partir de la isla, al estar pensando en la perdida de Ariadna, olvidó izar las velas blancas, portando este las velas negras.
Se cuenta que Egeo, el padre de Teseo subía todos los días a Acrópolis a ver si su hijo volvía, esperando siempre el barco que lo llevo a Creta. Había pedido que si su hijo moría que se izaran velas negras para informarle su fallecimiento. Entonces Egeo al subir a Acrópolis la mañana de la llegada de Teseo vio las velas negras en el navío que lo tenía que devolver a Atenas y pensó que Teseo había muerto, su dolor no espero a la llegada del barco y se tiró al agua desde un barranco y ahí murió. Desde el derramamiento de la sangre de su soberano ese mar lleva el nombre del Mar Egeo.
Teseo llego a Atenas y se enteró de que su padre se había suicidado pensando que el había muerto. Entonces el tomo el reinado de Atenas, debido a la desaparición en la isla de Ariadna Teseo desposo a Fedra y con ella concibió a Acamante y Demofonte.
Por siempre en historias se recuerda el gran honor de Teseo al liberar a Atenas de la gran pérdida causada por el rey Minos y su hijo, el Minotauro.
Version del mito griego de "Teseo y el Minotauro" por Eric N. Palmieri (Espíritu-del-Viento)

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Esos Relámpagos


Esos relámpagos
los cuales iluminan la noche,
lúgubre y lloviosa
triste y copiosa
fría y tormentosa
y entre gotas de agua resucitare.

Llueve sobre mi cabeza
por lo que este viento pesa,
llueve y no para
el relámpago prende y apaga
ese viento viene y me encara
mas que frio sentiré.

Sangra el cielo
y sus nubes lo lloran
como lagrimas dispersas
que ese momento aflora.

Tan bella sinfonía
de tan hermoso brebaje
que las nubes derraman
sobre mi pelaje.

Libertad es el viaje
de los que no paran por peaje
sobre la ruta de su linaje,
y de los que no encuentran encaje
ni Sol ni Luna
ni muerte ni cuna.
Eric N. Palmieri (Espíritu-del-Viento)

domingo, 6 de noviembre de 2011

Palabreando falacias

Al lector: Al escribir el siguiente poema yo estuve practicando la Escritura Automatica, por ende no estaba consciente al escribirlo. Me tomo un rato entender la letra y poder escribirlo aqui. Cuando termine sin darme cuenta ya eran las 3 de la mañana.
_________________  ______  _________________

En esta hoja

escribo mis falacias
ya que palabras
sobran alegóricas.

Irrefutable me encuentro
defendiendo murallas
surcando caminos
rozando falacias.

Diamantes de agua
piedras de plástico
agua de porcelana
y plata de asfalto.

Colores áureos
fulgores plateados
¿en dónde me encuentro?
¿y aquí que hago?
Eric N. Palmieri (Espíritu-del-Viento)

sábado, 5 de noviembre de 2011

Libertad


Esta libertad
nunca antes vivida
es la que ahora
ostenta mi vida.

Realidad alterada
es lo que ahora veo
siguiendo mi caminata
únicamente en sueños.

Esta libertad
nunca antes vivida
es la que contemplo
tras mi partida.

Gotas de tinta
sangre del poeta
es lo que el papel canta
cuando posiciono mi saeta.

En el olvido
es donde vivo
procurando ser rio
más fluido camino
es donde yo vivo.
Eric N. Palmieri (Espíritu-del-Viento)