sábado, 28 de mayo de 2011

Sin titulo,palabras de humo

Al lector:
  Lo que les voy a relatar, tiempo no tiene por que ni el tiempo llego a ese momento.
  Alguna vez, ¿Quién sabe? Pudo existir, o solo existió en mi mente para que ustedes lo lean, un mensaje de mi parte: esta lectura no es para ustedes, no es para nadie, ni para el viento, sepase quien sepa para quien yo dirijo esto puesto que ni yo lo sé…
Prologo:
  Alguna vez el viento y los ríos tuvieron un rumbo distinto, los hombres no eran bestias “civilizadas” las cuales son ahora, hasta la hipocresía, quizás, solo quizás, no existió en un momento.
_________________  ____   ________________
Cuando la Tierra que nosotros ahora conocemos tenia ríos con sus propias trayectorias, no las que alguien quisiera, cuando sus tierras estaban unidas como la gente debería serlo, cuando el fuego ardía por igual de un lado que del otro. Este mundo era inmaculado, era puro, era mejor… 

¿Quién habrá querido que todo empezara si el final es indeseable?
Cuando solo había arboles, plantas, un sol y una luna, etc. Todo estaba en equilibrio, las balanzas de la existencia estaban perfectamente equilibradas. La llegada de la existencia de la Vida arruino todo, desde las células, hasta las bestias que después se hicieron llamar Hombres, todo se desequilibro…si me preguntan que creo, les digo: yo no creo en nada y esta simple existencia no es nada para mí porque antes de la Vida y después de la Vida no hay nada ni nada nos espera, sepan que la Muerte es lo único que equilibra la balanza, pero la Vida rompe su trabajo innumerable tiempo de veces desde el primer momento en que inicio la Vida hasta la ultima exhalación de ustedes.
Un extraño paisaje se prolonga sobre el mundo, el primer amanecer de muchos pero el último de nadie, la Muerte durmió un día, solo eso pidió. Gracias a eso la balanza de la existencia se destruyo.
La existencia nos da a conocer que nosotros somos algo en la inexistencia, llámenme loco, pero la propia locura no existe, sino mueran y confírmenlo, se darán cuenta de que nadie tiene la razón de nada y la propia razón no existe en la efimereidad de todo lo que ustedes sientan, vean, toquen, etc etc.
Ah, el cansancio que yo siento. Estoy cansado de la hipocresía, de las mentiras, del odio y del amor, estoy cansado de todo, ¿y quieren saber por qué? todo es porque esta vida no puede ser perfecta, no niego el vivir bien, ¿saben lo que odio realmente más que a nada? A la gente, simplemente porque su existencia desde el primer latido de su corazón se sabe que va a terminar haciendo algo malo.
Les digo, yo también soy un hipócrita, soy alguien malo y alguien bueno, soy quien vive entre ustedes, pero no los comprende. Soy quien soy y lamentablemente, soy una persona.
Eric N. Palmieri (Espiritu-Del-Viento)

No hay comentarios:

Publicar un comentario