jueves, 13 de octubre de 2011

Eco y Narciso

Eco era una Oréade del Monte Helicón la cual había sido castigada por Hera al distraerla hablándole incesantemente para ocultar los engaños de Zeus, este castigo fue propiamente no poder hablar voluntariamente, solo podía pronunciar las últimas palabras de cada conversación.
Un día, Eco estaba caminando por un bosque en el cual encontró con un hermoso joven, Narciso; el cual por su belleza había tenido una gran cantidad de amores no correspondidos los cuales habían sido rechazados abruptamente causando un enorme dolor a las enamoradas de tan dichosa belleza. Eco enseguida se enamoro de ese joven, seguidamente de que la belleza le había abrumado los pensamientos Eco siguió a Narciso durante un tiempo, hasta en el momento que; siguiéndole a escondidas. Hizo un ruido al pisar una rama de un sauce que estaba cerca, este ruido alerto a Narciso, enseguida grito: -¿Quién anda ahí? ¿Quién me sigue?
-          ahí…sigue…- Eco dijo con una voz muy baja.
Narciso, pensando en que alguien le seguía con malas intenciones volvió a gritar a la oscuridad
-          Ven-  Grito Narciso
-          …Ven…- Repitió Eco
-          Juntémonos-
-          juntémonos… -
-          Prefiero la muerte antes de quedarme contigo-dijo Narciso pensando en la estupidez de que le repitieran todo lo dicho, sin saber el por qué de eso.
-          Quédate conmigo…-Dijo Eco, adolorida, llorando por como su corazón había sido destrozado.
Eco, padeciendo de su propia dolencia, causada por ese ser hermoso pero despreciable, Narciso. Marcho devuelta hacia sus montes en los cuales sufrió de su despreciado amor hasta morir en la soledad y la miseria.

Se cuenta que las hermanas de Eco rogaron a Némesis que Narciso pagara por todo el dolor que su belleza y su ser habían causado y Némesis; Diosa de la Venganza. Provocara la sed en Narciso, por ende, este fuese a beber de un lago cercano, cuando se agacho a beber, su propio reflejo lo había enamorado de sí mismo. Narciso, así como estaba, enamorado de su propia imagen, yaciera en ese lago por días y días, hasta que murió en la soledad de ese lago, abrazado a su propia imagen, ahogado en un amor a sí mismo. Es entonces que su amor fue precedido a una flor que desde entonces crece en el agua cristalina para no separarse de su propia figura, el narciso.
Version del mito de Eco y Narciso hecha por: Eric N. Palmieri(Espiritu-del-Viento)

No hay comentarios:

Publicar un comentario