domingo, 2 de octubre de 2011

Lluvia...


Incansables cristales puros
que descienden de los cielos
no se cansan en este cielo oscuro
y hasta mi ventana los trae el viento.

Quizá hoy os admire
bajando majestuosamente
ustedes, los cristales libres
ustedes, que valen más que el oro y el diamante.

Como la gente vienen:
se posan en mi ventana
y seguido caen
tan solitarios, tan acompañados
siempre, como la gente.

Que raras gemas que se posan sobre mi ventana
mientras yo duermo sobre mi cama
mientras mi mente descansa
y ahí, despliego mis alas…
Eric N. Palmieri(Espíritu-del-Viento)

4 comentarios:

  1. Como rechazar un sitio donde se comparten escritos fruto de pensamientos, o se comparten, como en este caso, gotas de lluvia.
    Hermoso lugar, te seguiré leyendo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Mientrasleo, un saludo y que tengas buen dia.

    ResponderEliminar
  3. Adoro la lluvia!! Es tan divertida... sentir cómo te cae sobre la cara, y llegar a casa con el pelo empapado...
    Saludos de duende!

    ResponderEliminar
  4. Y lo es, o salir a andar en bici con una lluvia copiosa arriba tuyo, es espectacular.

    ResponderEliminar