sábado, 12 de noviembre de 2011

Teseo y el Minotauro

Alrededor del siglo XIII a.C, el hijo de Minos fue asesinado en Atenas, al llegarle la noticia a Minos, el rey de Creta este decidió atacar Atenas como venganza por lo sucedido a su hijo.
Cuando su ejército háyase preparado para la guerra marcharon contra Atenas, en ese entonces el rey ateniense era Egeo. Atenas era una ciudad en desarrollo, por ende no estaban preparados para montar guerra contra Creta.
Al llegar Minos a Atenas el rey Egeo, el rey de Atenas, parlamentó con él para evitar un ataque a su ciudad. Minos accedió a no atacar Atenas con el precio de que cada mes se enviaran a 7 varones y 7 mujeres a Creta para alimentar al Minotauro.

El Minotauro era una bestia con cuerpo de hombre y cabeza de toro, producto de una maldición impuesta por Poseidón a Pasifae en la cual Pasifae siente deseos sexuales por un toro blanco. Pasifae pidió ayuda al gran Arquitecto Dédalos. Este le construyó una vaca de madera en la cual Pasifae entró para que el toro tuviera relaciones con ella. Al cometer el acto de la zoofilia Pasifae quedo encinta y tiempo después dio a luz al Minotauro. Minos no soporto a la bestia, su furia y su inhumanidad y pidió al arquitecto Dédalos que creara un laberinto tan inextricable que nada ni nadie pudiera salir de él. En ese laberinto fue encerrada la bestia y cada mes Minos le llevaba como ofrenda de comida a 14 jóvenes.

Egeo tenía una gran aflicción debido a la perdida al mes de las 14 personas, eso le molestaba y dolía mucho y su hijo, Teseo, tomo por decisión propia ofrecerse a sí mismo como parte de la ofrenda al Minotauro con la intención de asesinarle. Egeo no se lo permitió a la ligera hasta que Teseo logro convencerlo. Teseo partió en el barco a Creta para ir a su destino. Al llegar lo dirigieron a una casa, con los otros 6 varones y las 7 mujeres para que los cuidasen antes de encerrarlos con el Minotauro. Mientras lo cuidaban Teseo conoció a Ariadna, de quien se enamoro, con la cual los días de su cuidado le contó de su misión y Ariadna se ofreció a ayudarle con la condición de que él la llevara a Atenas para estar con él. A la madrugada seguida Ariadna condujo en secreto a Teseo con Dédalos para idear un plan, el Arquitecto le dio un ovillo de hilo a Teseo para que atara un extremo en la entrada del laberinto y el resto del ovillo lo utilizara dentro del laberinto para poder salir de el. Tanto como le dio una afilada daga larga para que, junto con el ovillo, escondiera en sus ropas al entrar en el laberinto. Antes de que el alba se viera consagrada Ariadna volvió con Teseo a la casa.
Pasadas unas horas desde el amanecer, uno a uno de los 14 jóvenes se les condujo al interior del laberinto. Teseo fue el último en entrar, antes de entrar, disimulando saludar por última vez a Ariadna le paso a esta un extremo del ovillo el cual ella ató a una roca cercana. Al entrar, el miedo fue lo primero que le ataco pero siguió caminando. Cada encrucijada, cada cruce, cada camino falso estaba más cubierto de sangre que el anterior, tardo horas caminando dentro del laberinto y el suspenso más que el miedo le atormentaba.
Pasó que en un salón del laberinto, Teseo llego a donde se encontraba el Minotauro, este fijo sus ojos rojos como la sangre y el odio sobre él y Teseo se dio cuenta que tenía a su muerte frente a el, la bestia lo embistió y lo derribo, Teseo se levanto muy pesadamente y desenvaino la daga que tenía guardada. Cuando el Minotauro le quiso propinar una segunda embestida Teseo lo esquivo y lo tajeo en la espalda, el mugido de la bestia se escucho en toda Creta. Ariadna tuvo miedo y Teseo solo tuvo valor. La bestia estaba cada vez más furiosa, y fue cuando se tiro arriba de Teseo e intento morderlo con toda la furia, entonces, Teseo haciendo su mayor esfuerzo cortó el cuello del Minotauro y lo empujo hacia un costado, se quedo inmóvil en el piso hasta ver que el Minotauro no se movía.
Con la energía que le sobraba salió del laberinto utilizando el hilo hasta donde se encontraba Ariadna. Y ella feliz de verlo con vida y de haber librado a Atenas de tener que perder a su gente.
Al entrar al barco, Teseo llevo consigo a escondidas a Ariadna para cumplir con su promesa, junto con Ariadna entro Fedra, quien se rehusaba a abandonar a su hermana. Se fueron los tres, pero en el viaje desde Creta hasta Atenas una gran tormenta azotó al barco y encallaron en una isla de la zona, al encallar, el golpe derribo a Ariadna y la tiró del barco. Ella yacía inconsciente aunque al desencallar el barco volvieron a zarpar a pesar de que nadie se había percatado de que Ariadna ya no estaba con ellos, ella seguía en la isla, al despertar vio que el barco ya había partido e intento gritar con todas sus fuerzas aunque fue inútil, Ariadna yació y murió en esa isla. Teseo al partir de la isla, al estar pensando en la perdida de Ariadna, olvidó izar las velas blancas, portando este las velas negras.
Se cuenta que Egeo, el padre de Teseo subía todos los días a Acrópolis a ver si su hijo volvía, esperando siempre el barco que lo llevo a Creta. Había pedido que si su hijo moría que se izaran velas negras para informarle su fallecimiento. Entonces Egeo al subir a Acrópolis la mañana de la llegada de Teseo vio las velas negras en el navío que lo tenía que devolver a Atenas y pensó que Teseo había muerto, su dolor no espero a la llegada del barco y se tiró al agua desde un barranco y ahí murió. Desde el derramamiento de la sangre de su soberano ese mar lleva el nombre del Mar Egeo.
Teseo llego a Atenas y se enteró de que su padre se había suicidado pensando que el había muerto. Entonces el tomo el reinado de Atenas, debido a la desaparición en la isla de Ariadna Teseo desposo a Fedra y con ella concibió a Acamante y Demofonte.
Por siempre en historias se recuerda el gran honor de Teseo al liberar a Atenas de la gran pérdida causada por el rey Minos y su hijo, el Minotauro.
Version del mito griego de "Teseo y el Minotauro" por Eric N. Palmieri (Espíritu-del-Viento)

No hay comentarios:

Publicar un comentario