martes, 31 de mayo de 2011

Mil Pasillos,Un camino

Se despertó Adrian. Estaba en un lugar oscuro e indescriptible.
-¡Ayúdenme! ¡Ayúdenme!-gritaba sin respuesta alguna
El no podía recordar donde estuvo el día anterior.
-Alguien me habrá secuestrado-pensaba y enseguida agrego:-¿Qué lugar es este?
Buscó su billetera en sus bolsillos, no la tenia. Buscó el celular, tampoco lo tenía. Era claro que algo grave le había pasado.
Empezó a caminar por un pasillo alargado en el cual había adornos a bajorrelieve, encontró varias formas graciosas, decía:
-Este se parece a un caballo, ¿Qué hace junto a estos peces, esta nadando? Jaja.
Era claro que quería ocultar sus nervios, pensaba que había alguien observándolo de cerca, pero no, estaba solo.
El pasillo termino en una pared la cual estaban escritos dos glifos extraños, habían dos pasillos a los lados.
-Vamos a la derecha, soy diestro.
Mirando con rareza vio que en su mano derecha noto una marca en su dedo anular en forma de anillo.
-¿Yo estuve casado?
-Mmm, ni me acuerdo.
Llego a una encrucijada de 4 caminos, decidió caminar de largo y noto que en la pared lisa había dibujos, todo estaba sumamente oscuro, pero el blanco de esos dibujos se podía ver como si estuvieran hechos de luz solida.
Había una flecha señalando hacia abajo, siguió caminando, puesto que los dibujos estaban a lo largo de la pared. Vio un punto y al lado de el había una flecha arriba, era incomprensible así que los ignoro y siguió de largo.
-¿Significaran algo aquellos dibujos?
Caminando encontró una hoja de papel de arroz que de un lado no tenía nada y del otro decía “todo termina, este camino todavía no, quieras o no conocer el final del camino, nunca llegaras a él”.
-Ya estoy cansado de esto-dijo
-¡Quien quiera que seas libérame de este maldito lugar, ¡Ahora!-Grito Adrian como si alguien lo escuchase
Sopló un viento leve desde el frente del camino Trayendo consigo otro papel, este decía “El que espera, desespera.No seas impaciente, yo tuve que esperar treinta y cinco años y en poco voy a seguir esperando…”
-Maldito desgraciado el que me tiene aquí-Dijo empezando a correr hacia el frente pensando que alguien habría cerca de él.
Corrió y corrió hasta que se canso, tuvo que parar y dijo
-ay, mi pierna, me duele
Vio que había una luz titilando hacia adelante y decidió seguir caminando a paso lento, en un punto vio que la luz ya no titilaba y se hacía más grande, se estaba acercando. Adrian caminaba como si nada, asustado, pero firme.la luz llego a un punto que la luz era encandilante de cerca que estaba y lo atravesó a Adrian como si ni estuviera ahí.
-¿Qué fue eso?
 Enseguida en frente de él se cerró el camino con una pared saliente que servía de puerta. Pero estaba cerrada a cal y a canto. Acto seguido, se abrieron dos paredes a sus costados, esta vez tomo el de la izquierda y encontró una forma casi descriptible hecha de luz al frente del, esa materia extraña fue tomando forma hasta tener la forma de un espíritu, Adrian lo miraba y le dijo:
-¿Sabes dónde estoy?, por favor ayudame, desperté aquí, no me acuerdo ni de mi nombre.
El espíritu no le respondió, pero le devolvió la mirada.
-¿No me vas a ayudar? Te lo estoy suplicando.-dijo Adrian llorando al espíritu
-Yo, por lo menos yo, no te ayudare, no por mezquino, sino por justo, no te acordàs de lo que hicistes, me alegro de que no te acuerdes, en fin. Nada mas señalare a donde irías en un futuro, o mejor dicho, en un pasado…-Dijo señalando al frente y desapareció.
Adrian intento seguir con paso firme pero le costaba caminar puesto que estaba muy asustado. Caminando encontró una foto en la que había una mujer morena alta y al lado había una niña. En la foto estaba escrito. <Tu te “encargastes” de ellas, recuérdalo>
Adrian recordó que la mujer era su mujer y la niña era su hija, ¿pero por que “encargarse”? ¿Qué significaba aquella palabra?
Enseguida, apareció una puerta de metal, Adrian la abrió y entro puesto que era el único camino hacia el frente, allí estaba devuelta el espíritu.
-Mal hicistes, solo por dinero.
Y allí apareció su esposa y su hija en una habitación, y vio que él, proyectado en la luz estaba degollándola frente a su hija que no paraba de gritar y de llorar, y después vio que le clavo a su hija el cuchillo en el vientre y le grito que se callara. Esa experiencia fue indiferente para él, empezaba a recordar algo.
Todo de repente se puso de negro, devuelta los pasillos. Siguió caminando y encontró una bala tirada en el piso.la levanto y se la guardo en el bolsillo puesto que para el seguramente represento algo.
Se termino el pasillo y había una luz, ese pasillo conducía al final del camino pero la luz lo hacia inatravesable. En la pared había una luz intermitente que decía
-Tocad la luz ahora así no se termina.
Adrian toco la luz y de repente se despertó en una camilla de hospital.
-Dos sueros de +0, rápido.Traiganlo, vamos
-¡UNO! ¡DOS! ¡TRES! Y lo pasaron de la camilla a una camilla fija.
Era un quirófano, se aproximaban los cirujanos, el mismo se palpo en el pecho, era claro que había recibido un disparo.
Desde lejos el podía ver al espíritu mirándolo.
-Adiós.-y desapareció
Adrian siguió con vida, pero su vida cambio desde aquel viaje, aquella visión y aquella presencia.
Eric N. Palmieri (Espiritu-Del-Viento)

sábado, 28 de mayo de 2011

Poema Efimero

Un mañana… ¿adonde irá el ayer?
El ayer no muere, solo puede quedar en un lugar: la memoria…
La memoria no muere, queda en algún lugar y váyase a saber dónde.
Así que aquí les relatare un poema que considere propio de un lugar en el recuerdo de quien lo lea:

¡Ay! ayer, sabio conocedor de lo que pasó
La laguna de mi mente conoce el ayer,
En el bosque yacen los arboles, cuyos frutos son el recuerdo
¿Yo que iré a saber?
Las estrellas, miles de ojos mirando lo sucedido
Pero lo pasado es pasado y el pasado ya paso.

¿Qué nos separa del pasado?
¿Será el presente?
¿O será el futuro?
Mañana sabré que deciros por que
Puesto que el pasado no lo sabe
Y en el presente lo ignoro.

Algún día sabré todas las respuestas a estas dudas
Pero, en ese mismo momento,me fundire con el ayer: no existirá un después para mi…
Eric N. Palmieri (Espiritu-Del-Viento)

Mirando al cielo

Al lector: esto que les relatare no es real, es una invención mia, es como me lo imagino aunque una vez si fui a Cañuelas de noche.de ahí me imagine algo para poder relatarles. Igual espero que lo disfruten. Un saludo.

¿Alguna vez miraron al cielo? Esa imponente belleza que nos ofrecen las estrellas, yo mirándolas me quedo sorprendido, se que para muchos son insignificantes, pero al que lo aprecie siga leyendo…
Fue una vez que íbamos Alejandro y yo en un Falcón del ’71, el estaba fumando un cigarrillo y escuchando música. En cambio yo estaba distraído pensando en mis cosas, eran las cuatro y media de la mañana y hacia frio a pesar de que era verano.
Alejandro y yo íbamos desde Ciudad Evita hasta Cañuelas para visitar unos parientes, era el cumpleaños de Nicolás, quien cumplía 16 años.
En el trayecto íbamos por la autopista Ezeiza-Cañuelas, aprovecho a madrugar porque decía que había poco tráfico y me dijo que tenía que ver una cosa de las noches en los campos de Cañuelas.
Paramos en una estación de servicio a comprar nafta y aproveche para comprarme un alfajor, tenía hambre porque no había desayunado y tenia frio, cuando estuvimos a campo abierto eran las cinco de la mañana, paramos a un lado de la ruta, nos bajamos del coche y nos pusimos a ver el cielo, estaba a media hora del amanecer y el cielo estaba más limpio a no poder. Esa incomprensible belleza me dejo atontado por un momento, y me dice:
-Yo te había dicho que tenía algo que mostrarte.- dijo el señalando el cielo
-Nunca las había visto tan nítidas a las estrellas.-dije mirando mientras abría el alfajor
-si, es algo bastante lindo-dijo Alejandro. Y continuo-por ahí se puede ver que va a amanecer
-si-acepte
-veni, vamos al coche y sigamos hasta la casa de Nicolás que acá hace mucho frio.
-OK-decía yo mientras me subía al coche
Seguimos el camino mientras me distraje aun mas mirando al cielo. Después a las cinco y media amaneció y ya estábamos cerca de la casa de Nicolás.
Cuando llegamos aun me quede pensando, pero .da igual, son solo estrellas. Pero qué lindo paisaje que vi esa vez…
Eric N. Palmieri (Espiritu-Del-Viento)

Sin titulo,palabras de humo

Al lector:
  Lo que les voy a relatar, tiempo no tiene por que ni el tiempo llego a ese momento.
  Alguna vez, ¿Quién sabe? Pudo existir, o solo existió en mi mente para que ustedes lo lean, un mensaje de mi parte: esta lectura no es para ustedes, no es para nadie, ni para el viento, sepase quien sepa para quien yo dirijo esto puesto que ni yo lo sé…
Prologo:
  Alguna vez el viento y los ríos tuvieron un rumbo distinto, los hombres no eran bestias “civilizadas” las cuales son ahora, hasta la hipocresía, quizás, solo quizás, no existió en un momento.
_________________  ____   ________________
Cuando la Tierra que nosotros ahora conocemos tenia ríos con sus propias trayectorias, no las que alguien quisiera, cuando sus tierras estaban unidas como la gente debería serlo, cuando el fuego ardía por igual de un lado que del otro. Este mundo era inmaculado, era puro, era mejor… 

¿Quién habrá querido que todo empezara si el final es indeseable?
Cuando solo había arboles, plantas, un sol y una luna, etc. Todo estaba en equilibrio, las balanzas de la existencia estaban perfectamente equilibradas. La llegada de la existencia de la Vida arruino todo, desde las células, hasta las bestias que después se hicieron llamar Hombres, todo se desequilibro…si me preguntan que creo, les digo: yo no creo en nada y esta simple existencia no es nada para mí porque antes de la Vida y después de la Vida no hay nada ni nada nos espera, sepan que la Muerte es lo único que equilibra la balanza, pero la Vida rompe su trabajo innumerable tiempo de veces desde el primer momento en que inicio la Vida hasta la ultima exhalación de ustedes.
Un extraño paisaje se prolonga sobre el mundo, el primer amanecer de muchos pero el último de nadie, la Muerte durmió un día, solo eso pidió. Gracias a eso la balanza de la existencia se destruyo.
La existencia nos da a conocer que nosotros somos algo en la inexistencia, llámenme loco, pero la propia locura no existe, sino mueran y confírmenlo, se darán cuenta de que nadie tiene la razón de nada y la propia razón no existe en la efimereidad de todo lo que ustedes sientan, vean, toquen, etc etc.
Ah, el cansancio que yo siento. Estoy cansado de la hipocresía, de las mentiras, del odio y del amor, estoy cansado de todo, ¿y quieren saber por qué? todo es porque esta vida no puede ser perfecta, no niego el vivir bien, ¿saben lo que odio realmente más que a nada? A la gente, simplemente porque su existencia desde el primer latido de su corazón se sabe que va a terminar haciendo algo malo.
Les digo, yo también soy un hipócrita, soy alguien malo y alguien bueno, soy quien vive entre ustedes, pero no los comprende. Soy quien soy y lamentablemente, soy una persona.
Eric N. Palmieri (Espiritu-Del-Viento)