sábado, 26 de mayo de 2012

La Melancolía

Observaba fijamente el empañar de su ventana,
tan delicada pálida y fría, lloraba desconsolada
penoso era recordar su gelido llanto,
y aún mas el recordar que ella estaba olvidada.

Lágrimas de algún licor derramado, de hierbas perfumado,
zozobraban timidamente y al caer desgarraban al silencio
con el frío, simulaban una lluvia de invierno.

El silencio de a momentos inunda a todo ese lugar,
con su denso ser, el silencio obliga a ser y estar
este no es mas que un lugar para evitar.

Acto de valentía es entrar ahí y verla a la cara sin temblar,
sin quedar como ella igual,
y volver a salir, ese punto es del que no se debe prescindir.

De a poco los años borran la imagen, aunque ella aun sigue llorando
resguardada en su lecho, en el alfeizar de su ventana empañada,
mirando llover afuera, mas de esa lluvia un techo la está resguardando
dentro de ella la felicidad reina, y aún su llanto no es escuchado,
pero lo será, cuando el nuestro haya cesado.
Eric N. Palmieri (Espíritu del Viento)

2 comentarios:

  1. Es maravilloso leerte! Te dejo un fuerte abrazo, bonito domingo.

    ResponderEliminar
  2. Muchisimas gracias, Cristina, me alegro mucho que te gusten mis poesías. Bonito domingo para vos también, buenas noches.

    ResponderEliminar