viernes, 13 de julio de 2012

Insomnio

Muerdo mi lápiz y pienso,
en cómo sería dormir tranquilo,
sin tu bullicioso canto quebrantando mi sueño
y sin dejarme volver a dormir.

Quizá yo te busqué en algún pasado,
sin darme cuenta de lo que lograrías.
Más aún, aunque ya estoy cansado,
sin este insomnio, yo no sería.

Extraño mis noches de crío,
levantándome a las cinco para ver el alba,
refrescando mis sueños con su brillo,
levantándome antes que los pájaros, para después no hacer nada.

Meses, años, ya he perdido la cuenta de esto,
ya lo recordaré, son las cuatro, activos están mis pensamientos.
Como siempre, antes del alba,
es cuando en todo rincón me encuentras despierto.

Sé que ya no podré dormir,
así que no vale la pena estar acostado,
enciendo mi candil, preparo el café,
y medito tranquilamente cada error del pasado.

Ya empiezan a pasar los primeros buses,
tarde, como siempre, mientras también
se ven en el cielo las primeras luces,
el cuerpo después me pasará factura de todo esto.

Hace ya tiempo despertaste,
todas y cada una de las voces de mi cabeza,
ya no sé si son guardianes de mi sueños,
o de mi mente solo asperezas.

Dejo en final abierto este cantar,
porque sé que demasiado lejos está de su final,
aunque sea despierto, agradezco poder soñar
y por qué, aunque sé que no podré, intentaré de nuevo descansar.
Eric N. Palmieri (Espíritu del Viento)

2 comentarios:

  1. Simplemente maravilloso.
    Te dejo un fuerte abrazo, bonito jueves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Simplemente muchas gracias. Un saludo entre letras, que pases muy bonito jueves también.

      Eliminar