sábado, 11 de agosto de 2012

Oda del Leteo

Es una noche muy silenciosa,
la Luna se ha perdido entre sus cabellos
de limpidez inmaculada y etérea,
tan clara como lago de bosquejo,
tan brillante como plata bruñida,
es como se muestra ante los ojos humanos.

De un color azul y plata se viste la noche
cual si se ataviara con fulgurante humo,
como virgen, inmaculada, nocte perfectum.
Y su pupila insondable arroja rosales nublosos,
mientras estos caen en su canasta de plata y oro
y los sudarios sombríos susurran una melodía sorda,
será cuando las ninfas Dafne y Eurídice
acudan a la lira de Orfeo sorbiendo su sonido inmaterial.

En esos manantiales de olvido, semejantes al Leteo,
de los cuales procuro mantenerme cerca,
para alejar el chaparrón fosco de la memoria,
para que este no irrumpa ni en mi mente ni en mi paz
y así permanecer en los quietos mares de mi sosiego,
antes de volver al amplio mundo, y mi espada entonces desenvainar.

En este lugar desconocido me encuentro,
en mi seco silencio y mi ronca sed,
para saciar a mis sentimientos,
y hallar la calma que en vida no tuve,
ni en muerte tendré, más ni un Valhala me espera
solo este vacío, este abismo tormentoso
decidirá con mi alma que hacer.
Mas es fatal la tortura que me espera.

Solo hay un interludio; la Luna perdiéndose entre sus cabellos
manifestándose en haces de una luz, cual alcohol, embriagantes,
Mi mente me absorbe, abyssi cogitationis me induce,
llevándome de un paraíso a otro, emponzoñando mi visión de este mundo,
y eternizándome en un instante que parece inacabable,
o a una efímera eternidad, callando mis palabras antes de que yo hable.

Y aquí reiterando el tiempo veo tanto y siento tanto,
me inmolo en mi mente para seguir soñando,
con la insondable pupila neblinosa,
la cual ciego me deja ante el mundo que no quiero ver,
antes preferiría volver a mis manantiales umbrosos,
para seguir descansando, para cumplir ahí una eterna estadía,
injertando mis manos en las aguas verdes y sorbiendo,
y entre gota y gota, entre luna y luna, perderme en mis sueños.
Eric N. Palmieri (Espíritu del Viento) y Fabrizzio Lerma Chirinos 

2 comentarios:

  1. Bellísimo,felicitaciones para ambos!
    Te dejo un fuerte abrazo, bonito domingo.
    PD: Pude recuperar mi blog de Egipto, http://egiptomistico-cristina.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, un abrazo también.

      Ahora mismo agrego tu blog, discúlpame de nuevo por las tardanzas, estos días me están siendo muy agitados.

      Eliminar