jueves, 29 de marzo de 2012

Lo que fue y no fue

Que el error te sea lección, no encontrarás mejor profesor.
Tú actúa, guía tu mano hacia lo que creas correcto.
Lucha por ser libre, tu libertad deberás ganar,
con honor y honestidad, un principio, sudor y lágrimas.

Desliza tu pluma y se poeta, si a tu mano guían las letras.
Pinta colores o da color al mundo, en el caso de que seas pintor.
Revoluciona al pueblo, actúa con tu gente, siempre correctamente
descubrirás el arte de vivir, vive con vehemencia.

Es inútil pensar que de esta vida saldremos vivos,
nada es verdad, todo lo lógico termina en escepticismo.
La felicidad, el alma, el si, el no, todo nace de lo mismo.
Si solo nos miramos a nosotros mismos, estaremos ciegos y perdidos.

Es de la vida que extraigo esta esencia,
que a través de los ojos es olida por el alma.
Se extrae desde un tintero, y las vivencias la impregnan en el papel,
canalizándose por mis dedos, recordando el hoy y el ayer.

Ya con el viento del otoño escurriéndose en mis manos,
formando escarcha en mis cabellos, soñando con más.
Así es la vida, así es el mundo, luchad a mi lado, así no seré solo uno.
Cumplamos nuestros sueños, por cumplir siempre queda alguno.
Eric N. Palmieri (Espíritu del Viento)

lunes, 26 de marzo de 2012

Los que fueron quedando

Así es, así fue la historia,
tantos fuimos, tantos éramos.
Al menos así es como lo recuerdo yo,
mientras derrito mis dedos sobre el papel
para dejar nota de los que fueron quedando.

Tanto aturde un gran silencio,
a las pobres palabras
 que deforman el humo del incienso
recordando, y más aún, todavía pienso
que tras el amor, al terminar, después de muchos años,
ese gran dolor se sigue sintiendo.

El color a la vida, y la vida, son así prestados.
Mercado usurero, regido así por interesados.
Donde la gente es moneda,
donde el precio es quimera,
en un mundo así, díganme, ¿Qué es lo que nos queda?

Enciérrenme por loco y quémenme por hereje,
quizá también, por vuestra maldad
conseguiréis que el mismo viento os deje.
Así quedarán, así quedaremos,
hundiéndonos en nuestra soledad,
solos, uno a uno nos hundiremos.

Se seca la tinta, mi piel, en mis manos,
imborrable es, ahí quedará,
Ni el alcohol ni la muerte la borrarán.
Así quedó, así quedará. Así es, así será,
por mi nada cambiará.
De esta manera pocos fueron quedando.

Es el cansancio, el agotamiento,
lo que a esta historia me impiden seguir escribiendo.
Sé que en otro momento la continuaré,
pero en vista de mi ser, aquí por el momento callaré.
Eric N. Palmieri (Espíritu-del-Viento)

miércoles, 21 de marzo de 2012

Con los ojos cerrados

Te canto en secreto, que mi voz no se oiga
porque aquí revelo todas las cosas,
en el papel quedan, callan siempre,
mas no es casualidad, hasta los papeles mienten.

 Te canto a más no poder,
aunque aquí ya son las tres de la mañana
son mis noches de insomnio, te sueño desde mi cama
recordándote, mientras llega el amanecer.

Propio es decir que camino con los ojos cerrados
porque me guio con el alma, corazón y mente
donde de cerca se ve un mundo diferente
donde a la felicidad la veo etérea y existente.

Dime que ves...al cerrar los ojos,
al sentir la vida, sin miedo a sus pozos
no temas, cierra los ojos
déjate guiar por tu buen corazón.

He visto tu realidad, sentido tu dolor
he sentido la empatía, eso me lo demostró
por eso te digo, cierra tus ojos, abre tu corazón,
despierta a tu alma, siente al color,
no me lo puedes negar, no hay en tus ojos un no.

 Con vos he aprendido a amar, contigo he aprendido a sentir
pero mírate ahora, ni a tus sentidos paras a oír
me duele verte así, pidiendo gris a cambio de carmesí
faltando a la vida, cuando ella nunca te falló a ti.

Adiós te digo, cierra los ojos,
adiós te digo, no veas esto,
adiós te digo, adiós te diré,
cierra los ojos y olvídame.
Eric N. Palmieri (Espíritu-del-Viento)

miércoles, 14 de marzo de 2012

Haz de Luz II

Infinitésimo ese eterno segundo, tardío llega tempranamente siempre,
en el que el tiempo se detiene, corriendo en si más lento o más rápido.
Por extraño que fuere el mundo, por normal que sea esta rareza,
por demás que todo pierda sentido, más se aclara.

¿Quién no ha olvidado este tesoro, este preciado lugar?
el cual más que una laguna, parece un amplio mar
el cual con su amplio despertar, con nuestro soñar
nos devuelve a nuestro lecho de hierbas, a descansar.

Vuela en su frío sueño bohemio
cargando con su vida en la mochila
con las estrellas en las manos
y el mundo en sus cabellos.

Te veo distante y te imagino cerca,
te veo cerca y no se como imaginarte.
Me imagino a la vida y me hayo pensante,
pensando en si el oro es el material más pedante.

Infinitésimo ese maldito momento, tardío siempre llega temprano,
en que el tiempo se reinicia, deteniendo en si su paso y volviendo a andar.
Por normal y extraño que fuese el mundo y esta realidad,
lo falso es lo único cierto, y esto tampoco es verdad.
Eric N. Palmieri (Espíritu-del-Viento)

martes, 6 de marzo de 2012

Olvido

Aquí estoy, pareciera que desaparezco,
acabo de llegar a donde no existe el tiempo.
Quiero saber, mientras no me corrompa el miedo,
que fue de mí en aquel frío invierno.

Antiguos y sabios recuerdos, aprendidos de un papel
perdido y encontrado, mientras la vida seguía,
mientras algunos encontraban su agonía
y otros pasaban al ayer como memorias escritas.

Dudo de todo, sin más todo es una duda,
todo lleva ese molesto signo de pregunta.
Así como es, verdad pura,
se cosechan palabras, una por una.

Adivina donde me encuentro, bien lo sabes,
vuelo y vuelo, más aún no lo recuerdas.
En algún lugar estoy, pero este lugar me ignora,
vivo es, y en él se olvidan muchas cosas.
Eric N. Palmieri (Espíritu-del-Viento)