sábado, 28 de julio de 2012

En algún lugar de mi insomnio

A pedido de un lector mío cuyo nombre según dicen las malas lenguas permanecerá en el anónimato...
____________________________________________________________



Aquí, donde nunca me encuentro, es donde estoy
muero por saber como he muerto, o si ha sido hoy
en este recesivo insomnio, donde soy o no soy.

Pierdo al pensar que he ganado contra ello
y es cuando recuerdo que todavía estoy despierto,
más no recuerdo, si he logrado llegarme a un acuerdo,
contra este infierno, que se muestra indolente
a pesar de que llega sin avisar a mi sueño dar muerte.

Lloro en un pasado y me animo a rememorar,
como si ahora mirara y si quiera me fuera a importar.
Todavía no descubro, si todo esto es con fin de lucro,
o si nada mas es sin importar.

Metáforas me han pedido, y es al papel al que le grito,
en forma de escritos,  con una daga de grafito.
Retiro un pensamiento, y siembro con este otros cien
a ver si logro con ello poder más allá ver.

No me despido de ello, sé que no me dejará en paz,
me despido de las estrellas corriendo la vista para descansar.

¡Grito protestando, contra lo que yo mismo he logrado!
¡grito protestando, contra lo que yo mismo he ganado!
¡yo mismo me lo he ganado, y debería callar!
¡no obstante no me callaré por que mi corazón no lo hará!

No me despido del papel, por esta noche me despido de ustedes,
debo dormir, aunque sea un momento,
si en mis letras no se ve, en mis ojos se nota,
las venas irritadas, su oscura tonalidad roja.
Eric N. Palmieri (Espíritu del Viento)

jueves, 26 de julio de 2012

Olvidar no es fácil

Cierto es, que no he podido olvidar nada
me miento a mi mismo, al mismo tiempo son mentiras desveladas
me culpo por todo error, más sé que no es cierto
no me importa, yo fui el culpable de todo esto.

Cambié a mejor y noté el cambio,
fue todo tan repentino, en tres meses pasaron años.
Poner pies en la tierra y agradecer estar vivo,
era más fácil cuándo estaba contigo.

Cenizas fueron después de un gran fuego,
de un color gris oscuro, de todo mi esfuerzo,
estas cenizas son todo lo que tengo,
mis recuerdos.

Me he levantado después de haber caído,
de ese enorme error he aprendido,
si lo vuelvo a cometer, me resquebrajaré en un olvido,
y mi corazón en una etílica sustancia estará sumido.

Soy un idiota por no pasar página y lo sé,
tristemente recuerdo y a veces disimulo mi dolor,
aun no entiendo el porqué de tal menester
el cual de a momentos parece impulso.

A veces recuerdo, nostálgico, aquellos momentos de felicidad
sabiendo que no los volveré a tener, o al menos no será igual.
Lucharé por seguir, por lo menos parado no me quedaré,
mi espíritu clama a gritos, victoria obtendré.

Extraño no poder olvidar
ya que todas esas marcas solas no se irán,
deseo, tan solo un minuto, poder frenar,
recordar, frenar, olvidar y por ultimo mi camino reanudar.

Luchando he perdido, una batalla o una guerra más,
de la cual mi herida puede cicatrizar, pero de gangrena oscurecerá,
si antes no he muerto, esta no será la ocasión,
que mi ocaso no será mientras en disputa esté mi corazón.
Eric N. Palmieri (Espíritu del Viento)

miércoles, 18 de julio de 2012

Lo desconocido, la sombra del recuerdo

Es terreno inexplorado lo que el hombre teme,
es lugar donde la brújula no sirve,
es lugar donde el miedo se fuma en atados de a veinte,
es solo donde los más sabios se aventuran a aprender,
sin más, lo que ven sus bocas no pueden articular.

Se sensato y ten miedo,
pero se valiente y pelea contra el,
ya que en batalla te deja ciego,
solo logra hacerte caer.

Una vez allí dentro todo cambiará,
no pierdas el control, o de tu camino te desviarás,
allí encontrarás a algo peor que el peor rival.
Ten en cuenta que no existe primer paso,
es solo de principio a final.

Este camino, al terminarlo, en busca de más lo repetirás,
buscando de nuevo verás que nunca es igual,
tendrás miedo, y creerás que es de cobarde llorar,
sin más, te digo, que es el único modo de a tus miedos ahogar.

Antes de encaminarte al sendero de allá,
permíteme darte algo que te será necesidad.
Más que el agua o el aire, esto te será de utilidad,
y deberás prometerme que con fuego y tierra lo defenderás.

-¿Qué es este paquete que me da, señor guardián?
Es la cura contra la amnesia, la muerte y cualquier enfermedad,
es un libro en blanco, que con lo que veas debes llenar,
atrapa eso como si fueran sueños, no has de olvidar,
¡Aprisa!, apúrate, que el papel no puede esperar.
Eric N. Palmieri (Espíritu del Viento)

viernes, 13 de julio de 2012

Insomnio

Muerdo mi lápiz y pienso,
en cómo sería dormir tranquilo,
sin tu bullicioso canto quebrantando mi sueño
y sin dejarme volver a dormir.

Quizá yo te busqué en algún pasado,
sin darme cuenta de lo que lograrías.
Más aún, aunque ya estoy cansado,
sin este insomnio, yo no sería.

Extraño mis noches de crío,
levantándome a las cinco para ver el alba,
refrescando mis sueños con su brillo,
levantándome antes que los pájaros, para después no hacer nada.

Meses, años, ya he perdido la cuenta de esto,
ya lo recordaré, son las cuatro, activos están mis pensamientos.
Como siempre, antes del alba,
es cuando en todo rincón me encuentras despierto.

Sé que ya no podré dormir,
así que no vale la pena estar acostado,
enciendo mi candil, preparo el café,
y medito tranquilamente cada error del pasado.

Ya empiezan a pasar los primeros buses,
tarde, como siempre, mientras también
se ven en el cielo las primeras luces,
el cuerpo después me pasará factura de todo esto.

Hace ya tiempo despertaste,
todas y cada una de las voces de mi cabeza,
ya no sé si son guardianes de mi sueños,
o de mi mente solo asperezas.

Dejo en final abierto este cantar,
porque sé que demasiado lejos está de su final,
aunque sea despierto, agradezco poder soñar
y por qué, aunque sé que no podré, intentaré de nuevo descansar.
Eric N. Palmieri (Espíritu del Viento)